ANEP se opone al proyecto de ley que pretende ampliar los negocios financieros de las Cooperativas de Ahorro y Crédito

Fecha de publicación: 30 noviembre, 2017

Podría poner en riesgo los ahorros de miles de cooperativistas. Sería un puente de lata para los capitales golondrina y el lavado de dólares

infocoop.jpg

La Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) manifiesta su oposición al Proyecto de Ley tramitado bajo el expediente 20.256, el cual pretende ampliar los negocios financieros de las cooperativas de Ahorro y Crédito, el mismo le quitaría al cooperativismo lo poco que le queda de social para convertirlo en “banquitos” con ropaje de cooperativa con una estructura financiera más amplia y menos supervisada.

Para la ANEP, el tema es preocupante debido a que el sistema financiero nacional ha sido golpeado en los últimos meses con denuncias y posibles actos de corrupción que han impactado al país.

“Que nuestra posición no confunda a nadie, no estamos en contra del crecimiento del cooperativismo, ni de la mejora de las condiciones de los ahorrantes cooperativos; ojalá con acceso a las tasas de crédito más bajas del mercado, con condiciones de arreglo de pago más que justas, cuando por situaciones especiales o no, no se ha podido honrar un crédito. Pero no podemos avalar la apertura de portillos para una parte del sector cooperativo que, en algunos momentos, ha sido fuertemente cuestionado y que le permitiría emprender todo tipo de negocios para lo cual no existe garantía de su capacidad para ejecutarlo, de tal manera que no sea más que la posibilidad de poner en riesgo su propio capital y el de sus ahorrantes”, expresó Albino Vargas Barrantes, Secretario General de la ANEP.

La ANEP considera que el Gobierno de la República tiene una gran responsabilidad sobre este tema, más aún cuando no ha podido controlar como ha quedado demostrado, el ingreso al país de una gran cantidad de capital golondrina, y ni se diga del gran lavado de dinero.

Compartimos por ello la preocupación del actual Ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro Salas, cuando lo ha expresado así públicamente, diciendo tener dudas en cuanto a la generación de un tercer esquema bancario integrado por cooperativas y su impacto sobre el sistema financiero.

Muchos pensamientos de diverso origen estiman que el cooperativismo ha venido perdiendo su razón de ser y de existir, por lo menos en las cooperativas que se dedican a la actividad financiera; y decimos esto cuando conocemos de su modo operativo a partir del negocio que representan.

“Por ejemplo, ahorros cuyos intereses son reconocidos a tasas muy bajas y préstamos que son dados con altas tasas de interés, que al menor atraso de alguno de sus ahorrantes incrementan esos intereses, cual típica “garrotera”, llegando al extremo de embargar bienes y salarios de esos humildes ahorrantes hasta dejarlos en la calle y muchos sin trabajo. Solo basta ver como algunas de estas “cooperativas” se han enriquecido, con grandes edificios y propiedades por todo lado, algunas de las cuales han sido de sus ahorrantes cooperativos”, agregó Vargas.

El cooperativismo no nació para esto. Nació con el objetivo de promover el bien social, el bien común, y así se manifiesta en el Código de Trabajo de nuestro país, cuando en su Título Quinto establece a las Cooperativas como Organizaciones Sociales; y dice al respecto sobre estas organizaciones, en su artículo No. 333, lo siguiente: “Artículo 333. Queda absolutamente prohibido a toda organización social realizar cualquier actividad que no se concrete al fomento de sus intereses económico – sociales.”
Última modificación: 30 de noviembre de 2017 a las 09:32

Hay 0 comentarios

captcha