IVM-CCSS: ¡Que hable la calle! Hay 10 millones de razones

Fecha de publicación: 17 mayo, 2017

Haciendo gala de una soberbia ofensiva y de una prepotencia arrogante, la directiva de la Caja se burló, del llamado presidencial; además, se burló de la homilía arzobispal del primero de mayo; y también deja en entredicho la maltrecha credibilidad de su transparencia en el proceso de “diálogo”.

anep-en-diario-extra.jpg

¡Completamente contundente está establecido ya! Ni el chofer de autobús, ni el obrero bananero, ni la empleada doméstica, ni el policía, ni el oficial de seguridad; ni el profesorado y tampoco las y los profesionales (tanto público como privados); ni el trabajador municipal, ni el oficinista; ni el dependiente de tienda, ni el periodista, ni el agricultor, mucho menos el peón agrícola, etc., no tienen ni la más mínima responsabilidad del desastre en el manejo de las finanzas del régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), administrado por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Haciendo gala de una soberbia ofensiva y de una prepotencia arrogante, la directiva de la Caja se burló, una vez más, del llamado presidencial; además, se burló de la homilía arzobispal del primero de mayo; y también deja en entredicho la maltrecha credibilidad de su transparencia en el proceso de “diálogo” sobre el futuro de IVM, con base en una mesa instalada con sus propias reglas.

Insiste en imponerle al pueblo trabajador la rebaja salarial del 1% a partir de este primero de junio para tapar el hueco financiero en las pensiones IVM-CCSS.

No se vale, no es ético ni moralmente aceptable que estas personas trabajadoras que realizan esas y otras ocupaciones tengan que pagar el tortón del billón de colones (conservadoramente hablando), 1.000.000.000.000, que les hace falta a las finanzas de IVM-CCSS.

La sordera política de la directiva de la Caja exige que hable la calle. Dos protestas se avecinan para las próximas horas. Dichosamente las argumentaciones que dimos desde el pasado 21 de marzo, cuando rechazamos participar en ese, hasta ahora, diálogo falso, hoy han sido literalmente adoptadas por las otras corrientes sindicales mismas que, finalmente, aunque estén en esa mesa saben que es en la calle donde está el real poder para que se les tome en cuenta.

La segunda protesta que se realizará el próximo lunes 22 de mayo, que se está planteando a partir de las 7 de la mañana en las afueras de la sede central de la Caja, en la Avenida Segunda, además, está motivada por ¡10 millones de razones!

Efectivamente, hay mucho enojo y gran indignación al hacerse público que la pensión a recibir por la ahora señora expresidenta del Poder Judicial, doña Zarela Villanueva, es de, prácticamente, ¡10 millones de colones mensuales! Para ser exactos, 9 millones 851 mil 264 colones con 68 céntimos.

Esta ingrata noticia llega en los no menos ingratos momentos de esa pretendida rebaja salarial generalizada para toda la clase trabajadora de este país, del 1%.
Aparte de rechazar la rebaja salarial del 1%, este lunes 22 manifestaremos una gran enojo cívico y ciudadano, además de obrero-trabajador, ante pensiones de 10 millones de colones; en contraste como las que nos quiere imponer la Caja, ya no sólo rebajándonos un 1% de un salario que está congelado; sino que pretende subir la edad para pensionarnos (hasta 70 años); y, como si todo esto no fuese suficiente para leñatear al trabajador y trabajadora, que la pensión sea de un 40%.

A cómo la Caja nos lleva, si no la paramos, pensionarse por IVM es empobrecerse, literalmente hablando. Por el contrario, pensionarse con 10 millones de colones, es todo lo contrario: enriquecerse. ¿Es esto justo, ético y moralmente decente?

Tenemos conciencia de que la abrumadora mayoría del honorable personal del Poder Judicial no participa de este festín repartidor de fondos públicos, producto de un sistema de pensiones diseñado para el disfrute de las máximas alturas de la magistratura judicial costarricense: unas 95 personas según tenemos entendido en estos momentos. El personal judicial de base y de los estratos medios también debe manifestarse.

La razón y la justicia son incondicionales aliadas de los planteamientos del pueblo trabajador que reclama un empobrecimiento salarial por el congelamiento; que está indignado ante una reducción salarial de un 1% porque le cobran una factura que no debe; que está enojadísimo por la cadena de pensiones de lujo que no para y que no para; y que, con esta nueva pensión judicial de 10 millones de colones, nos da 10 millones de razones para salir a la calle. Anote esta fecha: lunes 22 de mayo de 2017.

Última modificación: 17 de mayo de 2017 a las 08:29

Hay 0 comentarios

captcha

description

alt_text

alt_text

Poliza Vida

alt_text

alt_text
alt_text

neuvoo-logo

Tu búsqueda de empleo comienza aquí.