Segunda Convocatoria a Asamblea General Extraordinaria

Compañeras afiliadas y compañeros afiliados a la ANEP el llamado es para el 15 de marzo a la 1pm en el Auditorio de la Conferencia Episcopal de Costa Rica.

Único punto de agenda:
Reforma Parcial de los Estatutos de la organización.
Propiamente los artículos números 13, 15, 16, 18, 19, 31, 55, 56 y 62.

Fecha:
Viernes 15 de marzo de 2013.
Hora:
01:00 de la tarde.
Lugar:
Auditorio de la Conferencia Episcopal de Costa Rica.

Según el artículo 16 de nuestros Estatutos, para sesionar válidamente en Primera Convocatoria el quórum necesario es de las dos terceras partes de las personas afiliadas. El viernes 1 de marzo de 2013 se realizó la Primera Convocatoria sin lograr reunir el quórum estatutario exigido en tal caso, por lo que se acordó convocar a Segunda Convocatoria que debe reunir un quórum de la mitad más uno de las personas afiliadas. Si así no fuere, los y las asambleístas presentes definirán la Tercera Convocatoria que sesionará válidamente con la cantidad de asambleístas presentes.

Albino Vargas Barrantes
Secretario General ANEP

¿Podrán los sindicatos salvar la economía mundial?

La existencia de los sindicatos es vital para escenarios de combate a la desigualdad.

Con este título, “¿Podrán los sindicatos salvar a la economía mundial?”, se ha publicado recientemente, en el sitio web de noticias de BBC Mundo (que es un consorcio de noticias de origen británico y muy prestigioso, la British Broadcasting Corporation, del Reino Unido, en Europa), un interesante artículo acerca del papel que pueden desempeñar en las condiciones actuales de la economía mundial, las legítimas organizaciones de la clase trabajadora: los sindicatos.

Comienza el artículo indicando que “con la globalización y la desregulación se ha asentado la idea de que los sindicatos son una traba al crecimiento económico, un dique que erosiona la competitividad y el empleo por el impacto que tienen en los costos sus exigencias de aumentos salariales y mejores condiciones laborales”.

Esta ha sido la visión dominante según la hegemonía del capital imperante en el planeta, luego de la caída del Muro de Berlín (1989), promovida por el neoliberalismo que se autoproclamó como el “pensamiento único”, cuando fue declarada después de esa fecha, la “muerte de las ideologías”.

Seguidamente, el artículo menciona que tal visión “ha empezado a cambiar con el estallido financiero de 2008, que puso en entredicho el paradigma reinante desde la revolución privatizadora thatcherista-reaganiana de la década de los años 80”. Nosotros preferimos hablar de “revolución” para “los de arriba”; involución y explotación, a mansalva, para “los de abajo”.

Según el comentario de marras, “ese estallido financiero se debió a una explosión descontrolada del crédito impulsada, entre otras cosas, por la necesidad de compensar la caída del salario real y disimular la creciente desigualdad de las últimas décadas”.

Y es aquí donde nosotros hacemos una primera conexión con la realidad costarricense, signada, profundamente en estos días por el crecimiento de la desigualdad, que percibimos como nuestro problema número uno como sociedad.

Como es sabido, tal crecimiento de la desigualdad en el país tiene, en términos generales, en alto endeudamiento a una elevada cantidad de personas trabajadoras asalariadas, tanto del sector Público como del Privado (y no asalariadas, también); con enormes deudas que carcomen sus respectivos salarios y/o ingresos informales, reduciendo su correspondiente liquidez y, por ende, llevándolas a un deterioro de su calidad de vida, precisamente porque el dogma dominante hasta hoy en este ámbito de la realidad laboral, restringió al máximo el poder de compra del salario.

Volviendo al artículo, se da un ejemplo de lo acontecido con el salario promedio en los Estados Unidos, dando cuenta de que, en 1978, al inicio de la ofensiva neoliberal privatizadora thatcherista-reaganiana, equivalía a unos 48 mil dólares anuales (a valor actual); mientras que el 1% más rico tenía un ingreso promedio, en ese año, de 390 mil dólares al año. Hoy, ese salario promedio laboral ha descendido a los 33 mil dólares; mientras que ese 1% más rico, gana, al año, un millón de dólares. Semejante retrato de la desigualdad nos deja perplejos y enormemente indignados.

Estas cifras son de Robert Reich, quien produjo un documental denominado “Desigualdad para todos”, exministro de Trabajo en el gobierno del presidente estadounidense Clinton.

Dice el artículo que tal desigualdad es muy similar en lo que comúnmente se denomina (se denominaba, decimos nosotros), “países desarrollados”, pues en éstos, tal proceso de indescriptible injusticia fue producto de “la pérdida de poder de los sindicatos”, así como de “la aparición de un núcleo duro de legislación para limitar sus actividades”.

Luego de que está más que demostrada la debacle neoliberal, con sus consecuencias de más pobreza, más desigualdad, más corrupción, más totalitarismo económico de mercado, menos derechos laborales y sociales; aparecen opiniones calificadas, en otra dirección, como las de Andreas Bieler, profesor de Economía Política de la británica Universidad de Nottingham, Reino Unido.

Apunta este pensador, según consigna el artículo que comentamos, que “lo que se necesita hoy es más demanda”; que “con sindicatos más fuertes, habría aumentos salariales que estimularían este proceso”. Esta opinión se ve en este nuevo contexto de pensamiento que plantea llegada la hora de acabar con “la demonización de los sindicatos”.

Claro que no todo lo que apunta el señor Bieler lo podemos compartir, pues él indica que si bien es cierto que “nadie pone en duda que la desigualdad entre ricos y el resto ha crecido en todo el mundo”, lo que muchos cuestionan es “su significado”; dado que, apunta él, “desde esta perspectiva, el problema no es tanto el crecimiento de la desigualdad como que no se produzca más riqueza”.

Por supuesto que con esta parte de tal enfoque, discrepamos, por cuanto la desigualdad no es una cuestión objetiva, sino profundamente política, moral, ética y cristiana; y, además, esto de elevar el crecimiento, tampoco es una cuestión objetiva, pues está de por medio la existencia misma del planeta, si pretendemos que los abusivos niveles de consumo del 1% más rico, se extendieran, así no más, al 99% que está quedando por fuera de ese “crecimiento” a la luz de una mera perspectiva de fría economía.

Nosotros pensamos de lo que se trata es de que ese 1% más rico, sea completamente arrinconado, tributariamente hablando, para mencionar tan sólo una línea de combate, realmente efectiva, de la desigualdad.

En todo caso, y para la realidad nuestra, el artículo nos indica que la existencia de los sindicatos es vital para escenarios de combate a la desigualdad; que los altos endeudamientos de un país, están en los segmentos de sus correspondientes clases trabajadoras, básicamente, y dados los ataques al poder de compra de los salarios.

Que se deben diseñar novedosas políticas públicas para atacar el problema del alto endeudamiento laboral y recordamos aquí, una propuesta social que planteó el Plan solidario para rescatar a personas altamente endeudadas, incluido en un documento más general denominado “10 medidas para enfrentar la crisis económica con inclusión social y productiva”, entregado en el 2009 a las entonces personas precandidatas presidenciales.

Que se ocupa de otra política salarial, en el caso de Costa Rica, para combinarla con políticas productivas dirigidas a ampliar el mercado para consumo interno, dado que el parque productivo nacional es, casi en su totalidad, de micro, de pequeñas y de medianas empresas. Y, en tal estado de cosas, debemos empezar, por ejemplo, discutiendo cuáles son los niveles dignos, necesarios y vitales de las actuales cifras de los salarios mínimos del país; que no es lo mismo que hablar, cada seis meses, de cuánto se reajustan por inflación. En la campaña electoral para el 2014, ya en desarrollo, ¿no creen ustedes que este debería ser un tema central y estratégico?...

Profundamente consternados ante la muerte del Presidente Chávez

Dejamos constancia de nuestro sincero pésame al noble y valiente pueblo de Venezuela, ante la noticia del sensible fallecimiento del señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, el Dr. Hugo Rafael Chávez Frías.

Hugo Chávez Frías

Al valiente y digno pueblo de Venezuela:
Al noble pueblo costarricense:
A todos los hombres y a todas las mujeres de la clase trabajadora y popular de nuestra querida América Latina:
A todos los y las personas de buena voluntad del planeta que lucha, con honestidad, por la justicia social:

Con profunda consternación, con inmenso dolor, con una tristeza que en este momento embarga nuestro corazón profundamente, dejamos constancia de nuestro sincero pésame al noble y valiente pueblo de Venezuela, ante la noticia del sensible fallecimiento del señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, el Dr. Hugo Rafael Chávez Frías; gigante patriota latinoamericano, insigne hombre que le devolvió la esperanza a millones de sus propios compatriotas que ya la habían perdido; pero que, a la vez, supo generar el brote de un refrescante manantial liberador que ha representado el nuevo pensamiento progresista de izquierda en nuestra región latinoamericana, del cual él ha sido una figura más que emblemática.

Desde Costa Rica, las organizaciones que orgullosamente representamos, la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), y la Central Social Juanito Mora Porras (CSJMP), deseamos que la más grande unidad bolivariana se muestre potente en esta hora crucial para el pueblo de Venezuela; que puedan sobrellevar, en hermandad cívica y revolucionaria, esta hora crucial de ya no solamente la historia de la nueva Venezuela, sino la propia historia latinoamericana, de modo tal que toda la obra revolucionaria que impulsó y propulsó el Presidente Chávez se preserve infinitamente. ¡¡¡El Cielo celebra: ha llegado un revolucionario de verdad!!!.

Recordamos el siguiente artículo, escrito por nosotros con ocasión de una presunta visita a Costa Rica, del Presidente Chávez; visita que nunca se efectuó y que se canceló a última hora. Este artículo se publicó en Diario Extra, el día miércoles 17 de noviembre de 2004, en el espacio semanal que dicho medio nos ha concedido por ya casi once años. He aquí el texto de ese artículo:

BIENVENIDO SR. PRESIDENTE DE VENEZUELA

Albino Vargas Barrantes
Secretario General
Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP)

Las personas que hemos tenido la oportunidad de conocer, por otras vías, la realidad sociopolítica de la Venezuela de hoy (vías que no son las de las grandes cadenas de noticias que dominan el mercado de la información internacional bajo una única visión); nos alegramos mucho de la visita del Dr. Hugo Chaves Frías, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, a nuestro país, con motivo de la Cumbre Iberoamericana del presente fin de semana, en San José.

No exageramos cuando expresamos que el proceso de cambios que se dan en dicho hermano país de la América del Sur, genera enorme simpatía en la amplia gama de los movimientos sociales latinoamericanos y en todos aquellos sectores políticos de signo progresista; todos los cuales, de una manera u otra, combaten día a día la estrategia de dominación neoliberal, a la que tienen sometidos a nuestros respectivos pueblos y naciones.

Admiramos la forma en que el Presidente Chaves Frías y su equipo político, logró impulsar profundos cambios institucionales en la República de Venezuela; al punto de reducir a la mínima expresión el bipartidismo corrupto que saqueó las arcas nacionales de un país tan rico en recursos naturales, como el petróleo.

Admiramos la conducta democrática del Presidente Chaves Frías que, incluso, lo llevó a someterse a la consulta popular para que la gente decidiera si continuaba al frente de su país, lo cual logró en forma abrumadora, en el llamado referéndum revocatorio. Ya nos desearíamos en Costa Rica la oportunidad democrática de decidir si el presidente de turno debe continuar hasta el fin de su mandato; lo mismo que los diputados, tal y como puede hacerlo el pueblo venezolano y su nueva democracia.

Admiramos la gran política social y de inversión pública que usted está promoviendo, a favor de las grandes mayorías del pueblo venezolano. Admiramos los proyectos de política pública para fortalecer las micro, las pequeñas y las medianas empresas; de la misma forma que los cambios que se promueven para una verdadera justicia tributaria y una más equitativa distribución de la riqueza de Venezuela.

También admiramos, Sr. Presidente Chaves Frías, su vocación latinoamericanista, tratando de lograr que todos los países de la América Latina y sus correspondientes gobiernos, comprendan que la única forma de sobrevivir, con relativa dignidad, ante la globalización económica neoliberal de signo deshumanizante y anticristiano, es con la unidad de todas nuestras hermanas naciones. Su propuesta para la construcción de una alianza de comercio eminentemente latinoamericanista, es altamente esperanzadora. Para fortuna de todos nuestros pueblos, usted revitalizó el legado eterno del prócer libertador de su Patria, Simón Bolívar y hoy ese legado es más vigente que nunca.

¡Bienvenido sea usted!, señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

alt_text

alt_text

Poliza Vida

alt_text

alt_text
alt_text

neuvoo-logo

Tu búsqueda de empleo comienza aquí.